Nosferatu

Los nosferatus son aquellas personas (indiferente de la raza) que han sido víctimas de un ataque de un vampiro puro y siguen vivas (recalco VIVAS) para contarlo. En apariencia se producen cambios físicos importantes, los pigmentos de color de la piel se pierden en diferente medida. Las personas acaban teniendo un color rojo en los ojos, y se vuelven mucho más pálidas de piel (dando una apariencia de estar siempre enfermos), solamente el pelo queda sin alterar tras la transformación.

Pero la transformación va más alla de lo visual, el organismo del individuo cambia, se desarrolla de forma particular y diferente al de su raza previa. Tiende a mejorar todo aquello en lo que flaquea la raza previa aunque puede que grandes rasgos acaben siendo peores tras la transformación.

Tan bien destacar que el nosferatus se le considera un vampiro menor, mucho más inferior que aquel que en su día los convirtió en lo que son. Los nosferatus ni siquiera pueden convertir a otras personas en otro nosferatu o algo inferior. Su descendencia, los bastagos de un nosferatus, están libres del vampirismo.

Por el miedo que infunden los vampiros puros, el encontrarse con uno de sus “alimentos” genera una tremenda tensión y las reacciones de la gente corriente suele ser hostiles, por lo que al final los nosferatus tienden a odiar a todas las razas buenas. Los rasgos que más afloran en ellos es el rencor y la autosuficiencia.

Los nosferatus poseen las mismas ventajas y desventajas que su raza primeriza si no deciden seguir mejorando sus poderes vampíricos.

Nosferatu

Einarem Xeco Xeco